domingo, 17 de octubre de 2010

El legado del señor cinco por ciento

Lisboa es una ciudad repleta de rincones. Los días pasan y voy descubriendo nuevos lugares llenos de magia; lugares a los que se que no me cansaré de regresar. 

Aunque aún estoy lejos de conocerlos todos, hay uno que, sin duda, se mantendrá siempre entre mis favoritos. Un lugar muy especial. Los jardines de la Fundación Gulbenkian.

El señor Calouste Gulbenkian (1869-1955) fue un empresario armenio dedicado al sector petrolífero. Se ganó el apodo de "Señor cinco por ciento" debido a que poseía un porcentaje de la IPC (Iraq Petroleum Company), empresa petrolífera que controló desde el final de la IGM el petróleo Iraquí.  

Uno de los hombres más ricos del momento y gran filántropo,  dedicó su herencia a la creación de una fundación dedicada a promover el arte, la caridad, la educación y la ciencia: la Fundación Calouste Gulbenkian.

Su residencia, en el centro de Lisboa, es ahora la sede de su fundación. Además de un museo y un auditorio, allí puedes encontrar uno de los lugares más propicios para pasear, leer y relajarte de toda la ciudad. Un enorme parque de acceso gratuito donde puedes pasear y evadirte del ajetreo de la ciudad, aún estando en el centro mismo.

La primera vez que visité los jardines de la fundación, no pude evitar quedarme atónito. No esperaba que fueran tan enormes. No esperaba encontrarme con un anfiteatro, un lago ni con música ambiente. No esperaba que, en su interior, el sonido de la fauna (principalmente aves) ensordeciera el ruido mismo de la ciudad, de los coches y el bullicio. Que, aún estando junto a la plaza de España, en el centro mismo de Lisboa, se pudiese respirar un aire tan puro y limpio, como si te encontrases en lo más alto de mi querida Sierra Nevada.

Aún no he visitado el museo. Supongo que pronto lo haré. Pero de lo que estoy seguro es de que cada fin de semana, mientras el tiempo lo permita, volveré a pasear por su caminos de piedra. Y de que, todo aquel que me visite, tendrá una visita obligada con el Señor cinco por ciento.

Un abrazo a todos.


"Stay hungry, stay foolish."

1 comentario:

Claudia dijo...

Si es que yo creo que Lisboa no te dejará de sorprender! la recuerdo siempre con muchísimo cariño :)
Un besazo